Integración de tecnología. Claves para el éxito.

Español, Tech Integration 0 Comments
El solo hecho de agregar tecnología al ambiente escolar no mejora el aprendizaje. Lo importante es cómo se usa par desarrollar conocimiento y habilidades.

En los últimos años la integración de tecnología en los procesos de enseñanza aprendizaje se ha convertido en el estandarte de casi todos los sistemas y subsistemas educativos. Los países de América Latina han visto como los gobiernos han utilizado millones de dólares en la entrega de computadores o algún dispositivo a estudiantes o profesores o a ambos en algunos casos. Casos como el Argentina, Uruguay o Bolivia, son solo algunos ejemplos de este tipo de proyecto.

Los resultados obtenidos, en términos de desempeño de los estudiantes, por estos programas ha sido menos que el deseado. Las críticas van desde los procesos de compras de los equipos hasta el énfasis colocado, no en la utilización de los mismos en el proceso áulico sino, en el hardware mismo.

La realidad de intentos fallidos de integración de equipos tecnológicos en las escuelas no es exclusivo de nuestra región y los casos de Estados Unidos son otro ejemplo. Valdría, entonces, reflexionar un poco sobre las razones por las que estos proyectos han fracasado, mejor dicho, convendría analizar cuáles son las claves necesarias para garantizar el éxito de un plan de implementación de tecnología, sea este a nivel de país, de institución o de aula.

  1. Visión. La mayoría de los planes de integración han partido de seleccionar cuál es el mejor dispositivo que pueden utilizar, no por sus capacidades de herramienta didácticas, sino de sus cualidades técnicas. Si bien es cierto que esto es importante, la decisión ha de tomarse en última instancia a partir del establecimiento de una visión del futuro de la educación que se quiere lograr. Sin una idea clara de hacia dónde queremos dirigir el proceso educativo la integración de tecnología se convierte en un fin en sí mismo y no en una herramienta para el desarrollo del sistema educativo.
  2. Capacitación. Muchos de los programas de entrega de equipos se han realizado sin un plan previo de capacitación de los equipos docentes. Los docentes y los estudiantes reciben los dispositivos sin tener una idea clara del uso potencial de los mismos y terminan, como en el caso de varios de los países de nuestra región, tirados al olvido o destrozados. Antes de realizar un proceso de dotación de dispositivos o sistemas tecnológicos, se hace necesario cumplir con un proceso de formación de los docentes que les permita conocer las posibilidades que estos equipos les presentan en términos didácticos y metodológicos, sin esto la tecnología puede terminar siendo perniciosa en el sistema educativo que pretende potenciar.
  3. Acompañamiento. Aun en los casos donde ha existido alguna capacitación a los docentes, estos han sido abandonados a su suerte en el proceso de integración. Se espera que los docentes se las arreglen por sí mismos, al verse imposibilitados de lograr que los equipos o sistemas hagan aquello que los docentes quieren, tienden a rendirse. La creación de equipos de apoyo que puedan manejar tanto el aspecto pedagógico como el aspecto técnico es necesaria, hoy más que nunca. La figura de los Coaches de integración de tecnología ha demostrado ser una pieza clave en el éxito de los procesos de integración de tecnología. (ver también los resultados de este otro estudio).
  4. Compromiso. Por último, nos parece que debe haber un compromiso a nivel de país, institución o aula, con la visión de la educación que se quiere tener. Los procesos de integración no pueden ser exitosos si todo el aparato del sistema educativo no está convencido y trabajando para logra este éxito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *